Arrancó la Vuelta Cicloturista Gran Canaria

La 26ª Vuelta Cicloturista, ya está en marcha. En la tarde de ayer arrancó una nueva edición de la decana de las rondas cicloturistas europeas. Más de una centena de ciclistas han afrontado los primeros kilómetros de esta Vuelta en un ambiente festivo.

Con cierto retraso respecto al horario previsto, se dio la salida a esta primera ruta. Instantes antes tenía lugar el acto protocolario del corte oficial de cinta que realizó Melchor Camón, Consejero Delegado del Patronato de Turismo del Cabildo Insular de Gran Canaria, junto a la alpinista Edurne Pasabán, el cantante Serafín Zubiri y Ángel Bara, organizador de la Vuelta.

Dentro de este pelotón cicloturista se pudieron ver caras muy conocidas del mundillo del deporte y la bicicleta, encabezados por Pablo Bueno, director de la página web: Ciclismo a Fondo, Roberto Palomar, redactor-jefe de marca, Alfonso Triviño, secretario de la Asociación de Ciclistas Profesionales, el ultradeportista Pedro Ruiz, que recientemente hizo la ruta Madrid – Jerusalén en bici en apenas 23 días o el italiano Franco Magli, campeón en su día del mundo de tándem y que afronta su vigesimosegunda Vuelta de forma consecutiva.

En esta primera etapa el grupo ha rodado prácticamente en compacto pelotón, tan solo se ha estirado en la población de Puerto Rico, en esas cortas pero duras rampas (algunas alcanzaban el 17%) que conducen hasta el Pico del Águila. Ha sido una jornada sencilla, de adaptación a las carreteras canarias, de saludar a viejos conocidos y de disfrutar del paisaje, rondado paralelos a costa, disfrutando de las vistas de un mar nervioso a través de erosionados acantilados. La primera etapa ya es historia, hoy será otra canción.

En la etapa de hoy, el pelotón cicloturista llegará hasta la Presa de Soria, donde estará situado el avituallamiento. Hasta alcanzar este punto, se circulará por Mogán y El Pie de La Cuesta, para encarar la subida hasta La Cruz de San Antonio, 9,6 kilómetros al 6,0 % con una pendiente máxima del 15,3 %. Pero antes de llegar al receso de la jornada, habrá que sortear y descender una carretera estrecha y revirada, entre pinos, con rampas del  16 %, donde habrá que extremar la precaución y que desembocará en Barranquillo Andrés. Tras reponer fuerzas, un vertiginoso descenso, en medio de un paraje espectacular, pasando por los pagos de Cercados de Espino y Las Crucitas, llevará a los ciclistas hasta la llegada. Serán un total de 70,6 kilómetros para un desnivel acumulado de 1.352 metros.

Fuente http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=357851

 

Categorías